Jorge Viladoms para Vogue Hombre México por Manuel Zúñiga


Hay hechos que nos transforman para siempre, y en el caso de Jorge Viladoms, ocurrió a sus tempranos 14 años. Su padre falleció a causa de una enfermedad y su mundo se vino abajo. “Sin duda, fue un antes y después en mi vida. Esa niñez mágica que tuve se cayó en mil pedazos y empecé a dudar de todo, de mí mismo, de la religión, de la vida, del duelo… Estaba en un momento de incomprensión total. Entonces, recurrí a los libros, leí a Borges, Casares, Cortázar; a los existencialistas, Camus, Sartre; también comencé a escribir cuentos y a tocar el piano a los 15 años con una maestra que estaba muy viejita, en Puebla. Teníamos un piano de cola que heredemos de la familia. Y las respuestas a esas preguntas existenciales de la vida, las encontré en el arte”, nos comentó en su última visita a la Ciudad de México para participar en el festival Revueltas, el mismo que lo ha llevado a ofrecer un concierto en Tamazula, en lo alto de la sierra de Jalisco, en un pueblo llamado Nombre de Dios.




Realización y Texto: José Luis Ávila
Fotógrafo: Manuel Zúñiga
Estilismo: Salvador Cosío
Peinado y Acicalado: Sarahí Reza
Asistente de Moda: Ana Cecilia Mayen
Agradecimientos: Ignacia House Guest, Ciudad De México; @Ignaciamx.


Sin duda, fue un antes y después en mi vida. Esa niñez mágica que tuve se cayó en mil pedazos y empecé a dudar de todo, de mí mismo, de la religión, de la vida, del duelo…

No hay comentarios.